6. "Una búlgara en un campamento de verano ruso en Cuba"

UNA BÚLGARA EN UN CAMPAMENTO DE VERANO RUSO EN CUBA


de Silvia Ferrando y Maria Stoyanova


Sinopsis
Dos mujeres, creadoras, actrices, a veces niñas, a veces adultas,
recuerdan, reflexionan, analizan, sueñan, se enseñan la una a la
otra sus mundos y universos y mediante la magia del juego
teatral consiguen derribar los muros que las separan.
Un espectáculo que parte de la sinceridad y de la escucha entre
las intérpretes, entrañable encuentro, lleno de imágenes que
hablan por sí mismas.

"Una búlgara en un campamento de verano ruso en Cuba" es
un trabajo artístico que nace en el espacio AdriAntic, dentro del
proyecto de Maria Stoyanova: "Madama(s) Butterfly(s) – 40 días
de Retiro Creativo, subvencionado por el EADC y apoyado por
L'Antic Teatre de Barcelona, bajo el título: "La Educación".
Posteriormente se desarrolla en el Institut de Teatre de
Barcelona y en “ParadaHorta” - Espacio de Investigación,
Formación y Creación Teatral en Horta de Sant Joan, Tarragona.
El deseo de las creadoras/intérpretes de seguir investigando en la
memoria individual y colectiva les empuja hacía el deseo de
dedicar una semana de trabajo en Berlín. Esta ciudad es elegida
por su historia más reciente, la existencia del muro (separación
de Europa) y su posterior unificación. Sentir, pensar, reflexionar,
recordar, dialogar, entrevistar y documentar. Será la culminación
de un proceso de creación y su cierre para que el espectáculo
entre en la fase de distribución con el objetivo de realizar una
gira en el 2010 por distintas ciudades de Europa.


Los orígenes del proyecto:
El Encuentro
El encuentro artístico entre Sílvia Ferrando y Maria Stoyanova
para el trabajo sobre "La Educación" desde un principio estuvo
basado en aceptar las diferencias que hay entre las dos, como
mujeres, creadoras y actrices. Las diferencias a partir de su
nacionalidad, una catalana con parte de familia emigrante del
centro de España; la otra búlgara con parte de la infancia y la
adolescencia pasadas en Cuba y con maestros rusos. Las
diferencias que ocurrieron en su educación y también sus
similitudes, las dos nacidas en 1974 con todos los referentes de
los años 80 para la música y los espectáculos.
En la aceptación de estas diferencias descubrieron que es ahí
donde radicaba su fuerza y la fuerza de este encuentro.
Recordar de dónde venimos y qué tipo de educación recibió cada
una por parte de la familia, de los profesores, de la sociedad, de
la religión, de los medios de comunicación, de la cultura de cada
sitio geográfico. Recordar y compartir recuerdos, sencillamente
para plantear una única pregunta: "¿La educación que recibimos
nos sirve para la vida que llevamos hoy en día"? y sobre todo:
"¿Nos ayuda a ser felices"?

"Una búlgara en un campamento de verano ruso en Cuba" es parte
de la adolescencia real de la creadora Maria Stoyanova. Éste fue
nuestro punto de inicio del espectáculo, aquí empezamos a
contrastar las diferencias en la educación recibida. Y es a partir
de este diálogo cómo se inicia el espectáculo, una forma de
explicarnos experiencias, pensamientos e inquietudes la una a la
otra. Un diálogo que se construye y se llena de imágenes
mientras iba adquiriendo forma artística. Existe por encima de
todo una voluntad de explicar, de explicarnos la una a la otra y a
partir de éste explicar invitar a unos terceros (el público) para
compartir lo que nos hemos ido explicando a lo largo del proceso
de creación. Un explicar que unas veces parte de la palabra, de la
anécdota y otros del propio cuerpo, de la imágen o hasta de una
música. De todos aquellos materiales que fueron nuestros
referentes. Un trabajo de escucha que ha ido encontrando su
espacio en las diferentes formas técnicas de trabajar que hemos
desarrollado a lo largo del tiempo.
Durante los dos últimos años tanto Maria Stoyanova como Sílvia
Ferrando empezaron a dar clases de una forma más
sistematizada, una en el Col.legi del Teatre de Barcelona, la otra
en el Institut del Teatre de Barcelona. Este hecho provocó que las
dos se plantearan muchas cuestiones sobre cómo transmitir
conocimientos y qué significa la educación, y cómo nos influye la
propia educación. Y sobre todo si lo que te han enseñado te ha
servido de algo alguna vez o no. ¿Metodologías hay muchas, pero
cómo se enseña algo como el teatro, la interpretación que pasa
más por la práctica y por algo vivencial?
La pieza es también un recorrido y análisis por la historia
Europea más reciente, la división de Europa en dos mitades, este
y oeste, comunismo y capitalismo, la caída del muro, la
transición española, los cambios políticos en los países del este y
en Barcelona... y cómo estos cambios fueron afectando a la
educación que recibieron los niños y adolescentes de aquel
momento. Una Europa dividida justo antes de decidir su unidad,
todas nuestras diferencias y también todo aquello que nos unía
invisiblemente sin saberlo. Un encuentro. A partir de anécdotas
reales y vividas se va desgranando un pasado reciente y confuso,
todavía por analizar y reflexionar, desde el punto de vista de las
protagonistas a quienes les afectó directamente, lleno de ternura
y realidad, de sentido del humor y ganas de crecer.


Objetivos:
"Una búlgara en un campamento de verano ruso en Cuba"no
pretende dar lecciones, ni soluciones a un tema tan complejo
como es la educación. Pero sí es un ejercicio humano en el que
tienen una importancia primordial la sinceridad, la escucha y el
deseo de acercamiento hacia el mundo del otro. El montaje no
tiene que ser una demostración o ilustración de esta idea, sino
que realmente tiene que suceder, en tiempo real, un encuentro
real entre las dos intérpretes. A nivel artístico nos interesa el
simple hecho de comunicarnos de verdad y no "actuar"
personajes ni "interpretar" textos. Mirarnos a los ojos y mirar a
los ojos al público, de alma a alma y sutilmente expresar nuestro
inconformismo, no desde la agresividad, sino desde el amor.
Creemos que es la única posibilidad que nos queda, transformar
desde dentro hacia fuera, luchar por el valor humano en una
época donde ya no nos sirven de nada ni ideologías comunistas,
ni el capitalismo, ni las drogas, ni las guerras, ni la evolución
tecnológica, ni la liberación aparente.
"Una búlgara en un campamento de verano ruso en Cuba" se
convierte en una performance con elementos teatrales,
utilizando el lenguaje teatral para explicar nuestras verdades y
para plantearnos preguntas reales entre seres humanos, con el
objetivo no tan sólo de hacer un "espectáculo" sino también de
crear un espacio de reflexión, una atmósfera donde realmente el
diálogo sea posible.


Metodología del trabajo:
"Una búlgara en un campamento de verano ruso en Cuba" se
creó a partir de diversas improvisaciones, poniendo el acento al
escuchar el cuerpo más que en factores psicológicos, intentando
salir así de ciertos esquematismos y estructuras pertenecientes a
la teatralidad contemporánea y posmoderna. Y a partir de ésta
estructura realizamos la última etapa de la escritura.
El acento no lo pusimos nunca en el "cómo", sino más bien en el
"qué" queremos explicar y "por qué". Confiando de esta manera
en la conjunción de forma y contenido y partiendo tan sólo de
aquello sobre lo que podemos accionar con implicación. Lo
fundamental para nosotros es la comunicación, el diálogo, la
sinceridad y el compartir. Desde muy pronto se creó entre
nosotras un lenguaje íntimo, no "teatral", desde el punto de vista
convencional, por lo tanto se convertía en extremadamente
teatral y atractivo como forma de comunicación. Ésta es la pieza
clave que sabemos que tenemos que cuidar de mantener: no nos
interesa actuar o interpretar personajes, simplemente existe la
voluntad de mostrarnos íntegros y coherentes.
En el proyecto existe el objetivo de trabajar desde la no actuación
y la no teatralidad en un sentido clásico, profundizando
prácticamente y con nuevas sensibilidades en los nuevos
discursos contemporáneos sobre presentación y re-presentación,
sin la agresividad asociada desde la escena en muchos casos a
estos discursos.
"Una búlgara en un campamento de verano ruso en Cuba" es
una muestra de nuestro sincero interés de investigar nuevas
formas de comunicación con un tercero, a veces compañero, a
veces interlocutor, otras sencillamente voyeur. De esta manera la
pretensión no es hacer un espectáculo para un público, sino
invitar al público a una forma sutil de sumergirse en nuestro
viaje. Paradójicamente sentimos que somos absolutamente fieles
a la esencia del teatro y a sus raíces, desde el punto de vista de
entender que el teatro es comunicación, ritual y una oportunidad
para sanar y entendernos como seres individuales y sociedad,
transformando nuestras circunstancias en el mismo acto en el
que estamos participando, confiando en que se produzca una
mayor consciencia que permita dirigirnos a través de la
confrontación con una parte de nuestros mitos contemporáneos.
Espacio escénico y vestuario:
El escenógrafo y figurinista Roger Orra, que ya había trabajado
anteriormente con las dos, ente los montajes en que Sílvia
Ferrando dirigía a Maria Stoyanova, estuvo desde el primer día
en la sala de ensayo al espacio AdriAntic. La idea era una
construcción conjunta de la dramaturgia a partir de diferentes
propuestas del espacio, las cuales modificaban el trabajo de las
dos actrices enriqueciéndola a partir de la imposición con
diferentes límites.
Música y espacio sonoro:
La selección de las músicas es algo fundamental en este
espectáculo, ya que es uno de los principales puntos de unión
entre las dos creadoras y también entre sus dos países de
procedencia. La música como el lenguaje de unión entre la
Europa separada por el muro que se levantó entre Este y Oeste y
que cayó en ahora hace exactamente 20 años. Se trabaja con
vinilos de los años ochenta que conservan.
Ficha artística:
Creación, Dramaturgia, Dirección, Textos e Interpretación:
Sílvia Ferrando y Maria Stoyanova
Vestuario, Escenografía, Iluminación:
Roger Orra
Producción ejecutiva:
ETERI – Producció i gestió S.L.



PROPUESTAS PARA EL TRABAJO DE
INVESTIGACIÓN EN BERLÍN
Realizar la performance al aire libre en alguna zona del muro
que separaba Europa en este y oeste en memoria de los 20 años
de la caída.
La idea de llevar al escenario “real” una performance creada en
un espacio cerrado y pensada para exhibiciones en salas y
lugares interiores, plantea muchas preguntas y reflexiones para
las creadoras e intérpretes. Nos atrae la experiencia que ofrece
este planteamiento y la investigación en la memoria individual y
también colectiva. A nivel teatral nos interesa también el
mantener la sutilidad y sinceridad de nuestro trabajo, la
comunicación no verbal y el encuentro real y de verdad entre las
actrices. Cada una en su lado del “muro”, el acercamiento y la
posterior apertura de ambos personajes, que son capaces de
crear mediante el diálogo y el juego un universo lleno de
posibilidades, formas, imágenes, reflexiones y esperanza.
Realizar la performance en sala de teatro o sala no convencional
(interiores).
Crear el material audiovisual para la performance (sonidos,
material fotográfico, videos, entrevistas, etc.)
Comments